Translate

sábado, 2 de abril de 2016

APRENDIENDO A AMARTE, ¡OH PATRIA MIA!







Danilo Sánchez Lihón

Cuando
sea capaz


Cuando sea capaz de reconocer que todo lo que falla es en parte culpa mía; y que en todo lo que funciona bien en algo he puesto mi granito de arena.

Cuando sea capaz de reconocer que yo educo a mi hijo y no que encargo a una institución para que lo haga por mí.

Cuando sea capaz de reconocer que lleva a la escuela lo que yo le enseño, y no que trae las malas costumbres que le enseñan sus compañeros.

Cuando sea capaz de aceptar que mis hijos reproducen mi calidad moral y no que achaco que sus maestros no hacen nada por corregirlos.

Cuando en mí se detiene la cadena que socava la honra ajena; y más bien salgo a defender al que pone el hombro, bregando para que el justo reciba lo que debe.

Cuando a partir de mi actitud hago que lo correcto sea aquello que irradie una luz grande o pequeña, pero luz al fin.

Cuando no repita el sonsonete de: "qué hace el gobierno que no corrige estos desmanes".

Cuando por hacer algo noble me quito una porción de comodidad, satisfacción o placer, a cambio de esfuerzo y sacrificio,

Cuando aprenda a servir, buscando el bien común, aportando por lo mucho que he recibido; y no viendo cómo aprovecho y hurto todavía el bien ajeno,

Cuando limpie la basura frente a mi casa, y hasta avance un poco más y recoja los trastos del lote abandonado o de la calle del vecino.

Cuando no abuse ni ofenda arrojando desperdicios en la vereda de enfrente o me deshaga de ellos en el parque público.

Cuando pueda decir: "no sólo tuve pena", sino que a la vez me examine a mí mismo y diga: "le di todo lo que tenía".

Cuando no sólo pueda quedarme en confesar: "me conmovió hasta las lágrimas ver a esa pobre madre", sino además: "Lucho hasta morir para que eso nunca vuelva a suceder".


Cuando yo haga
todo eso y mucho más:


Estaré haciendo algo porque no haya niños que deambulan en basurales, o inhalando terokal por los desagües.

Estaré haciendo algo para que no haya –o haya menos– niñas infectadas con enfermedades venéreas, que por ahora viven entre los escombros y las piedras del río Rímac y los breñales de la Mar Brava.

Cuando yo haga eso y mucho más podré tener la frente limpia el día que tengo que presentarme a Dios para su veredicto.

Cuando yo deponga mi egoísmo y mi vanidad y haga que triunfe lo que favorece el bien común; entonces, cuando vaya allá no he de tener nubes que ensombrezcan mis ojos cuando ella me mire.

Cuando yo haga todo eso y mucho más estaré haciendo algo porque mis paisanos no salgan a otros países a formar bandas de delincuentes y se asocie conmigo el ser ladrón, arranchador y canalla.

Cuando yo haga todo eso y mucho más estaré haciendo algo para que tantos padres y hermanos que se han ido lejos regresen desde esos países desde donde tanto nos añoran y nos extrañan.

Cuando yo haga todo eso y mucho más podré decir con orgullo: Recién te estoy aprendiendo a amar de a verdad, Patria mía.